Stonewall y la liberación gay

Los motines de Stonewall se consideran como el evento más trascendental de la historia del movimiento de liberación homosexual y lesbiana. La lenta pero consistente apertura social hacia la aceptación y mejor entendimiento de la comunidad homosexual que podemos comenzar a ver hoy tiene su origen, en gran medida, en una calurosa noche de verano del ano 1969, cuando un grupo de gays y lesbianas decidieron dejar de ser victimas y empezar a luchar por sus derechos. Aunque la violencia con la que se dieron estos sucesos puede ser censurada por algunos, lo cierto es que el fruto final de los motines de Stonewall fue uno muy positivo que aun ahora, en el siglo XXI sigue vigente en el mundo.
Los sucesos de Stonewall ocurrieron del 27 al 28 de junio de 1969 en la ciudad de Nueva York, la policía de la ciudad de Nueva York, al mando del inspector Seymour Pine, allanaron el bar gay Stonewall ubicado en la calle Christopher, en Greenwich Village. Esa misma semana, ese bar había sido intervenido por la policía para recopilar evidencia sobre venta ilegal de alcohol. Durante esa intervención, varios clientes comenzaron a reclamar que debía hacerse algo para parar los abusos que cometía la policía neoyorquina contra la comunidad homosexual. Entre los abusos estaba el conocido como coima (para nosotros) que consistía en el cobro de dinero a los dueños y clientes de los establecimientos gays para asegurarles no ser intervenidos. El establecimiento que se negaba a pagar, era intervenido y sus clientes arrestados y sometidos a toda clase de registros indignantes y abusivos.
La policía rodeo al Stonewall Inn, los habitúes del bar cerraron las puertas y mantuvieron a todos los clientes dentro del negocio hasta que decidieran lo que iban a hacer. Alrededor de quince minutos mas tarde, la policía anuncio que dejaran salir a todos aquellos clientes que tuvieran identificación. Los que no presentaron identificación y todos los travestís fueron arrestados. Mientras tanto, ya la voz se había corrido de que Stonewall Inn estaba siendo intervenido y una muchedumbre se había arremolinado a las afueras del local.
Según iban liberando a los clientes, la multitud los aplaudía a las afuera y los ánimos empezaron a caldearse. Para ese momento, ya se habían congregado mas de 400 personas. Pero lo que detono la violencia fue el momento en que tres travestís fueron arrestados y metidos en la patrulla de la policía, junto con el bartender y el dueño. Uno de los travestís se baja de la patrulla y un policía lo golpea y lo sube por la fuerza nuevamente. La gente empezó a tirarle monedas a la policía como forma de insultarlos. Pero cuando se terminaron las monedas, empezaron a lanzar botellas, latas, piedras y toda clase de objetos. El inspector Pine y sus hombres se refugiaron nuevamente dentro del bar. Una vez dentro del bar, comenzaron a destrozarlo y a golpear a mansalva al resto de los clientes que quedaban dentro.
La gente destroza las ventanas del local desde afuera para ganar acceso al interior, donde se encontraba la policía. Alguien empezara rociar liquido de encendedores para quemar el bar con la policía dentro. Otros arrancaron los parquímetros y comenzaron a usarlos de proyectiles. El grito de lucha era: PODER GAY!
El inspector Pine ya tenia pensado dar la orden para disparar contra la muchedumbre, cuando escucho las sirenas de los refuerzos. La Unidad de Operaciones Tácticas entra en acción y logra inicialmente controlar a la masa de gente. Sin embargo, y contrario a lo que esperaba la policía, la muchedumbre comenzara reorganizarse a las espaldas de los agentes de operaciones tácticas y los enfrentaron lanzándoles toda clase de objetos.
El motín pudo ser controlado por la policía entrada la madrugada del 28 de junio. Los sucesos dejaron un saldo de trece personas arrestadas y tres policías heridos.
Fue la primera vez, personas con una misma orientación sexual y deseos de un trato justo, dejaron de permanecer aislados y se unieron para luchar contra el sistema. Si bien es cierto que antes de Stonewall ya existían grupos luchando por la igualdad de derechos para la comunidad homosexual, nunca antes se había dado una manifestación tan espontánea y masiva como la ocurrida en la calle Christopher. Los motines de Stonewall pueden ser descriptos como una masa de furia contenida que tuvo su escape esa fúnebre noche.
Las autoridades dejaron de ver a la comunidad homosexual como un grupo de seres marginados, y se dieron cuenta de que eran un grupo sólido y unido que podían hablar con una sola voz y hacerse escuchar. Las políticas gubernamentales de la ciudad de Nueva York, relacionadas con intervenciones policíacas en establecimientos homosexuales, fueron revisadas y enmendadas para lograr un trato más igualitario.
El activismo de los homosexuales cobra fuerza y surgieron mas organizaciones enfocadas a la lucha por los derechos de los gays y lesbianas. La gente dejo de sentirse atemorizada y empezaron a unirse a estos grupos activistas.
Ciertamente, los motines de Stonewall marcaron el momento histórico en que los gays y las lesbianas hicieron algo mas que salir del closet. En esta ocasión salieron de anos de silencio y se hicieron sentir.

Notas relacionadas: